El “Crimen de Pascua” o leer novela negra, en Noruega: “Paskekrim”

Leer novelas de suspense y crímenes se ha convertido en un pasatiempo popular en la Pascua de los Noruegos.

Desde hace años en Noruega, se sigue una curiosa tradición por estas fechas llamada Paaskekrim (crímenes de Pascua). Durante estos días, casi todo el mundo, niños y adultos, leen libros de misterio, de policías, detectives, libros de terror, crímenes, asesinatos, mafia, espionaje y suspense.

Parkekrim_2017

 

En esta época llegan a las librerías lanzamientos especiales de novela negra, o como ellos las llaman, “crímenes o misterios de Pascua” (Påskekrimmen), algo así como "Easter-Thrillers" en inglés. ¡Incluso los cartones de leche de la famosa marca Tine Melk imprimen con historias de suspense por estas fechas! Esta marca de leche organiza un concurso de relatos de misterio para fomentar la literatura entre los jóvenes, y los ganadores pueden ver publicados sus textos en los bricks a modo de cómic, como una especie de novela por entregas.


 

Las librerías también se llenan de novelas policícas, la televisión y la radio emiten series de suspense detectivescas basadas en novelistas como Agatha Christie, P.D. James, Simenon o Ruth Rendell, y los periódicos publican suplementos especiales de literatura, todo para saciar la sed de los noruegos por el suspense y el crimen. Las editoriales llegan a retrasar sus fechas de lanzamiento de primavera de este tipo de novelas, para hacerlas coincidir en esta época, donde las ventas en novelas de misterio llegan a subir hasta el 50%, y aprovechan la ocasión para publicar libros colectivos con relatos de misterio de autores noveles para comprobar quien tiene más tirón.

¿Pero, por qué en Noruega, donde las matanzas y baños de sangre son tan poco habituales, eligen la Pascua para enzarzarse en resolver crímenes?

Aunque algunos historiadores (profesores del Instituto de Estudios Culturales de la Universidad de Oslo), creen que esta práctica podría haberse convertido en una tradición a modo de simbolizar la violenta muerte de Jesús; según la teoría más aceptada, la tradición comenzó en 1923 como resultado de una campaña de marketing de la novela “El tren de Bergen saqueado en la noche”. En la víspera del Domingo de Ramos, la editorial Gyldendal, que dirigía Harald Grieg, publicó el anuncio de esta novela como una noticia más en la sección de sucesos y con un gran titular en las primeras páginas de los periódicos más importantes. Los noruegos creyeron que realmente había habido un saqueo en el tren de Bergen esa noche, y llegaban llamadas de teléfono llenas de pánico a los periódicos, de familiares de personas que creían que habrían ido en ese tren.

 

El éxito de ventas fue tal, que en años siguientes otras editoriales se fueron sumando a este “misterio de Pascua” centrando sus novedades en la novela negra, y pronto se convirtieron en un entretenimiento propio de estas fechas. En aquel momento, las cafeterías, restaurantes y teatros solían cerrar por Pascua, puesto que se trataba de un tiempo de introspección y respeto. Tampoco había radio ni televisión, pero todo el mundo podía leer. De esta forma nació la novela negra de Pascua,y con ella llegaron una gran cantidad de nuevos autores de este tipo de novelas, incluyendo a Jo Nesbo, Karin Fossum, Anne Holt y Jon Michelet. La tradición continúa viva y la novela policíaca es una parte más de estas vacaciones.

Algunos de los autores noruegos de novela negra más famosos en España son Anne Holto Jo Nesbø, además de la autora de suspense Karin Fossum con su inspector Konrad Sejer, personaje solitario y viudo. También es conocido Unni Lindell con el detective Cato Isaksen y la agente Marian Dahle que ediciones Siruela ha publicado cuatro de sus obras, bastante complejas y donde se profundiza en el análisis de sus personajes sin excesiva violencia como La trampa de miel o El ángel oscuro. En las propuestas juveniles destaca Jorn Lier Horst con su Agencia de Detectives.

 

Fuentes: “In the Hands of a Child: Easter”,Mystery Readers.org , Acrobata.es y Wikipedia Noruega.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar